6.-Tiye, la Gran Reina y sus hijas

Desde su matrimonio con Amenhotep, Tiyi se convirtió en un personaje imprescindible en la corte real. Fuentes escritas dan fe de su influencia sobre el rey. Tomó un papel activo en cuestiones políticas e incluso trató con dignatarios extranjeros por iniciativa propia.

Tiyi aparece siempre junto a los tradicionales atributos divinos. Junto a las coronas que le correspondían como reina, se incluía el disco solar, los cuernos, las plumas altas y la corono en forma de buitre. Suele aperecer vestida con un traje de plumas que representando a las diosas Muy y Nejbet. Solía describirse como “grande en favores, Tiyi, la gran esposa del rey, amada de Nejbet” en una alusión a la diosa que ayudó al dios Sol en su recorrido por el cielo, del mismo modo que ahora ella como reina ayudaba al rey a gobernar.

También se la representaba como encarnación de la diosa Hathor-Sekhmet, osea en su vertiente más violenta, asumiendo así el poder del “Ojo de Re”, convirtiéndose en la hija y protectora del dios Sol con el poder de Maat : “El ojo de Re se muestra en tu contra, te devora, te castiga” advertencia que se hacía a los enemigos del faraón, para que tuvieran presente que siempre estaban vigilados por la omnipresente y poderosa reina. Representaciones de Tiye en forma de esfinge y otras aplastando al enemigo nos confirman su divino y real poder.

También cumplió a la perfección su función de perpetuar el linaje real, dando a Amenhotep cinco hijas y dos hijos. Aunque no tengamos seguridad respecto a las fechas de nacimiento de sus hijos (es más prácticamente no se conoce la de ningén egipcio antiguo) se cree que la hija mayor Sitamón “hija de Amón” nació al comienzo de su reinado. Encontramos la imagen de esta princesa en dos de las sillas del ajuar funerario de sus abuelos, Yuya y Tuya. Aparece como una niña, vestida con una corta faldita de lino, bajo el nombre de hija del faraón y Cantora del faraón, ofreciendo un ramo de lotos a su madre, Tiye, sentada en un trono, bajo el cual dormita el gato de la familia. En la segunda silla, aparece también Sitamón, aunque allí se la llama “la grande, la hija bienamada” llevando el mechón lateral y la corona de gacela, sentada en un trono, recibiendo bandejas cargadas de tributos de oro.

Hacia el 1360 a. C. en el transcurso de los ritos de el primer jubileo de su padre (trigésimo año de su reinado) fue nombrada Gran Esposa Real.

La segunda hija de esta pareja, Isis, fué nombrada también Gran Esposa Real al cabo de pocos años. Puede vérsela a escala a la izquierda de la colosal figura de Amenhotep y Tiye conservada en el Museo del Cairo, en medio de la cual, aparece la tercera hija, Heuttaneb, que aunque no fuera elevada oficialmente a Gran Esposa Real, la corona de buitre y el collar menat sujeto junto a su pecho, junto a su título como “Consorte de Horus (el faraón) en su corazón” nos indica el elevado cargo que ocupó. Sobre la cuarta hija, Nebetah, poco se conoce aparte de su representación en el lado derecho de los colosos del Museo del Cairo. De la quinta hija, Baketatón, solo aparece después de la muerte de su padre en compañía de su madre, Tiye.

Baketaton es una incógnita, aunque se cree fue la benjamina de la pareja real, su parentesco no está claro, encontramos representaciones de esta misteriosa niña en la tumba de Huy, mayordomo de Tiye en Amarna, volveremos a encontrarla en el siguiente reinado.

Existe otra posible hija llamada Ini, su nombre aparece en vaso canopo encontrado en una tumba donde fueron enterradas varias mujeres de la corte de Amenhotep.

En este relieve de la tumba de Jeruef, vemos a “dos hijos” reales cuyo nombre no aparece, tocando el sistro en una parte de la ceremonia del festival sed de su padre.

El hijo varón primogénito de la real pareja, recibió el nombre de Tuthmés. Educado para suceder a su padre y destinado para convertirse en el futuro Tuthmés V. Recibió diversos cargos oficiales en preparación a sus futuras obligaciones, en el mango de un látigo del reinado de Amenhotep, aparece el título de “Hijo del Faraón, Comandante de las Tropas, Tuthmés”.

Parece que la mayor parte de su vida la pasó en Menfis, donde fue nombrado Superintendente de Todos los Sacerdotes de Egipto y Sumo Sacerdote de Ptah. Acompañó a su padre en calidad de Sumo Sacerdote a las complejas ceremonias del toro Apis en Saqqara.

Murió a edad temprana. Se desconocen las fechas y las circunstancias de su muerte, se cree que murió poco antes del jubileo del faraón.

Una estatuilla de esteatita de pequeñas dimensiones, nos muestra a este príncipe momificado con el típico bucle lateral de los sacerdotes de Ptah.

No se sabe con certeza donde fue enterrado, seguramente en el cementerio real de Tebas o bien en el Valle de las Reinas, en el que eran sepultados los príncipes y las consortes de los faraones.

De hecho, la momia sin identificar del adolescente hallado en la tumba de Amenhotep II, se aventura que pudiera ser la suya.

Anuncios

 
A %d blogueros les gusta esto: