5.-Karnak y otros templos

Cacería de toros en Wadi Natrun

Uno de los epítetos reales más comunes, era el de “toro poderoso”, símbolo también del poder real, y el rey llevaba un rabo de toro sujeto a su cinturón en señal de fuerza y virilidad.

En el segundo año de su reinado, Amenhotep participó en una batida de toros salvajes a gran escala en las inmediaciones de Wadi Natrun. El poderoso “toro real” abatiendo toros salvajes.
De este episodio, ha quedado como testimonio, el llamado escarabeo de la “caza del Toro Salvaje”.

Este nos cuenta que al rey y a su esposa Tiye, les dijeron que habían toros salvajes en la región de Shetep (Wadi Natrun). El rey y la familia real tomaron su falúa real “Ja em-Maat” saliendo durante la noche y llegando a la región de Shetep por la mañana. Una vez allí, su majestad se sube al carro con todo el ejército a sus espaldas y da instrucciones para que no se pierdan de vista los toros. Ordena cavar un foso para rodearlos y procede contra los toros.

El resto lo escribo textualmente.

“El número de estos : 170 toros salvajes. Cantidad que el rey abatió cazando ese mismo día: 56 toros salvajes. Su majestad esperó cuatro días para dar reposo a sus caballos. Su majestad se subió al carro. Cantidad de toros salvajes que abatió en la batida: 40 toros salvajes. Cantidad total de toros salvajes 96”

Esto no hay quien se lo crea, evidentemente la cacería estaría amañada, pero de hecho, sirvió para el lucimiento del rey sometiendo a las fuerzas de la naturaleza.

Karnak y otros templos

En esa misma época, Amenhotep inaugura las canteras de Tura, la inscripción de este hecho en una estela conmemorativa nos cuenta:

“Su majestad ha ordenado abrir nuevas canteras para obtener piedra caliza de Aiunu y edificar así templos de millones de años, después su majestad constatará que las canteras de Tura se hallaban sumidas en gran ruina desde tiempos que precedieron”.

Así empiezan las construcciones y reconstrucciones, ya que siempre demostró gran respeto con las edificaciones de los primeros reyes, “edificando un templo nuevo sin por ello dañar lo que ya había”.

La primera modificación fue completar el santuario que su padre había ordenado construir para albergar la barca de Amón-Re junto al cuarto pilono.

El rey embellecía Karnak (Ipet-isut) se desmantelaron monumentos más antiguos para utilizar sus bloques en la construcción del tercer pilono. Una monumental puerta levantada en lo que había sido un atrio.

Los gemelos Suti y Hor, sus arquitectos, ostentaron el cargo de “supervisores de los trabajos de Amón”. El cargo de “maestro de obras y escultor jefe” pertenecía al funcionario Men, el cual tenía como aprendiz a su hijo Bak, que con el tiempo ostentó ese mismo cargo bajo el reinado de Akhenatón. Otro funcionario de nombre Huy, se refiere a si mismo como “escultor de Amón” segun las inscripciones conservadas en su tumba.

Un pequeño santuario fue construido en El Kab, en honor a Nejbet, la diosa buitre. Ordenó construir nuevos templos en Luxor, y en Heliópolis (“On”), centro de culto al dios Sol, un templo de piedra caliza.

En su afán por levantar templos y monumentos, cambió el paisaje de Egipto vigente hasta la fecha.

En el-Rizeiqat (Sumenu) erigió un templo en honor a Sobek, el dios cocodrilo, venerado como “señor Baky”. En esta escultura de alabastro de tamaño natural, podemos ver al dios sentado en su trono abrazando paternalmente a Amenhotep III mientras dirige el ankh hacia su rostro. Los diseños interiores de los templos también cambiaron, los espacios cerrados y angostos, fueron sustituidos por patios soleados, diseños espaciosos, y cielos abiertos rodeados de columnas altas y esbeltas.

Anuncios

 
A %d blogueros les gusta esto: